La vela femenina debe traer dos medallas de Río

Marina Alabau y Tamara Echegoyen están preparadas para colgarse medallas, sean del color que sean, en los próximos Juegos Olímpicos

Por Pedro Sardina*

Cuando el Secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, presidió en la sede del Consejo Superior de Deportes la presentación oficial del Equipo PreOlímpico Español de Vela 2014 que buscaría su plaza para los Juegos Olímpicos de Río 2016, se preveía una ilusionante etapa para la vela española. El director de Preparación Olímpica de la Real Federación Española de Vela, Toni Ripoll, presentó a los regatistas, sus entrenadores y al Equipo Pluridisciplinar. En total, 33 regatistas conformaban el Equipo Olímpico, nueve entrenadores, ocho miembros del Pluridisciplinar, y cuatro combinados dobles en el Proyecto Mujer y Deporte con dos entrenadoras para la clase 470 femenino.

En el equipo, destacaban las campeonas olímpicas en Londres del «Match Race» femenino, la orensana Tamara Echegoyen, la asturiana Ángela Pumariega y la coruñesa Sofía Toro que se vieron en la obligación de cambiar de clase debido a la desaparición del «Match Race» en Río 2016.

Tamara Echegoyen afrontó la clasificación en la clase 49er FX junto a Berta Betanzos y contra las catalanas Silvia Roca y Aura Miquel y las representantes canarias María Cantero y Ana Hernández. Ganó la clasificación sin problemas, ya que sus rivales son muy jóvenes aún y ella, además de la beca ADO de 60.000 euros al año, cuenta con la aportación que le hace Telefónica por vestir sus colores, cosa que ni canarias ni catalanas han contado con ese patrocinio.

Ángela Pumariega lo hacía en 470 femenino con la canaria Patricia Cantero como tripulante, al igual que Sofía Toro con la coruñesa Laura Sarasola formando parte del «Proyecto Mujer y Deporte», que lideraron las catalanas Natalia Vía-Dufresne y Sandra Azón, al que también se incorporaron la mallorquina Marina Gallego con la canaria Fátima Reyes de proel, y las catalanas Alba Bou y Julia Subira, y Bárbara Cornudella y Sara López.

Un ambicioso proyecto del que solo podría salir una tripulación para representar a España y que se lo jugaron en la última oportunidad que tuvieron a modo de campeonato de Europa de la clase disputado en Palma. El Comité de selección, por imperativo legal, se inclinó sobre las jóvenes catalanas Bárbara Cornudella y Sara López.

En clases individuales, el equipo se formó con la sevillana Marina Alabau, oro en Londres, que continua en la clase RS:X, teniendo como compañeras de selección a la pentacampeona del mundo, la también sevillana Blanca Manchón, y a la joven promesa gaditana Pilar Lamadrid. La campeona olímpica se hizo con la plaza para Río sin demasiada oposición por parte de Manchón, que tiró la toalla demasiado pronto. Por su parte, la windsurfista gaditana participó en esta selección con la condición de que fuera cogiendo experiencia de cara a los Juegos de Tokio 2020.

En Láser Radial las canarias Alicia Cebrián, que ya fue olímpica en Londres, y Martina Reino no consiguieron clasificar a España.

Al final, un equipo olímpico femenino con la obligación de traerse para España dos medallas sean del color que sean. Alabau y Echegoyen están preparadas para ello. Todo lo demás sería fracasar.

*Pedro Sardina (@pedrosardina) es el director de ABC de la Náutica (@ABC_nautica) y editor de Cuadernos de Periodismo.

Escrito por

<p>Raúl Cosín es el editor y administrador de Visibilitas en la búsqueda con convicción de la mayor visibilidad del deporte femenino. Anteriormente estuvo camino de una década en la sección de Deportes de ABC como responsable en la Comunidad Valenciana. Twitter: @raulcosin</p>

Sin Comentarios

Dejar un comentario