Convicción por el deporte femenino
 

Ana Peleteiro, bronce en triple tras el oro y récord olímpico y del mundo de Rojas

JUEGOS OLÍMPICOS DE TOKIO 2020 | ATLETISMO – TRIPLE SALTO

La gallega se cuelga la medalla de bronce con 14,87 y la venezolana estuvo estelar con 15,67. La portuguesa Patricia Mamona fue plata con 15,01

Ana Peleteiro fue el primer abrazo de Yulimar Rojas cuando acabó la final de triple salto. La gallega se colgó el bronce. Enorme la atleta entrenada por Iván Pedroso y compañera de trabajo de la venezolana Rojas en Guadalajara. Enorme concurso de la española, que con un mejor intento de 14,87 metros, que tuvo que defender por momentos ante la jamaicana Ricketts. Entre Peleteiro y Rojas se posicionó una gran Patricia Mamona, plata con un mejor salto de 15,01. Pero, además del bronce de la gallega, claro, espectacular fue el momento (todo el concurso en realidad, incluso con nulos larguísimos) de Yulimar Rojas. Con el oro en la mano desde su primer salto y con récord olímpico con 15,41, la venezolana quería ir a por el récord del Mundo. Y también lo consiguió con un 15,67. Enorme. Y su primera abrazo fue para su compañera y amiga Ana Peleteiro, con un espacio de bronce en el podio.

Ya son tres las medallas del atletismo español en mujeres: Peleteiro se une con su bronce a la campeona olímpica Ruth Beitia (oro en altura en Río de Janeiro 2016) y a la marchadora María Vasco (bronce en 20km marcha en Sidney 2000).

El primer concurso de la final fue el de la colombiana Caterine Ibarguen, que hizo una tentativa buena de 14,25m. Pero la fulminó la máxima favorita, la gran Yulimar Rojas, que voló hasta los 15,41, fijando el nuevo récord olímpico la venezolana. Golpe de mando rotundo de ésta para decir que el oro era suyo. La portuguesa Patricia Mamona se fue hasta los 14,91, colocándose segunda registrando el récord luso. La norteamericana Keturah Orji lanzó su triple hasta los 14,59.

Y fue el momento de la primera tentativa de la gallega. Peleteiro, entrenada por Iván Pedroso, visualizó el pasillo y proyectó su carrera para brincar y extender su salto hasta los 14,55. La finlandesa Kristiina Makela se le quedó por detrás con 14,17m. Tampoco le superó la dominica Thea Lafond, que hizo nulo. Tampoco la francesa Rouguy Diallo, 14,38.

La jamaicana Shanieka Ricketts hizo nulo. Pero la israelí Hanna Minenko se puso justo por detrás de la española con un 14,52. La también jamaicana Kimberly Williams no superó a la gallega con un 13,77. La que sí superó a la española para colocarse con el tercer mejor intento fue la cubana Liadagmis Povea (14,70). Peleteiro cerró quinta la primera serie de la final.

Primer gran momento de la española llegó en la siguiente serie. Ninguna de las cuatro saltadoras previas en orden mejoró sus primeras tentivas, pero sí Peleteiro, que logró registrar un 14,77 para ponerse tercera. Aún así, salió del foso seria, quería más. Fijó el récord de España. Lo dicho, quería más. También mejoró Minenko (14,60 para hacer mejor marca personal de la temporada), pero sin superar a la española. Povea repitió marca respecto a su primera tentativa y se quedó cuarta por detrás de la gallega, bronce en ese momento.

Comenzó la serie del tercer intento. Ibarguen no progresó respecto a su primer salto. Y Rojas hizo nulo, con sabor a 15,80. También hizo nulo Mamona. Y Orji se quedó lejos de la primera tentativa que firmó. La serie también recogió el nulo de Peleteiro, que a menos sujetaba la tercera plaza a falta de completar la ronda. Minenko y Povea se convertían en las triplistas que podían ir a por el puesto de la española. La israelí no mejoró. Y Povea tampoco. Las que progresaron hasta la séptima y octava posición fueron las jamaicanas Williams (14,51) y Ricketts (14,47), entrando en el corte. Diallo, Ibarguen, Makela y Lafond se quedaron fuera.

Ana Peleteiro
Ana Peleteiro. Fotos: COE

La jamaicana Ricketts buscó el tercer puesto

Ricketts arrancó la cuarta ronda y voló hasta los 14,84 y superó a Peleteiro. Williams, Orji, Minenko y Povea no mejoraron los 14,77 de la primera tentativa de Peleteiro hasta el momento. Y la gallega se fue a su turno, pero se quedó en 14,63. La que progresó para refrendar la plata que tenía hasta ese momento con un 15,01 metros, batiendo su propio récord de Portugal que había firmado ya en su primer intento. Por su parte, Rojas, en su ‘propio’ concurso registró un 15,25.

La quinta serie de la final progresó si que ninguna de las rivales de Peleteiro mejorara. Así que la gallega se enfrentaba a la necesidad de superar los 14,84 de la jamaicana Ricketts. Y lo hizo. Lo hizo. Ana Peleteiro voló hasta los 14,87 para recuperar la tercera plaza y meterse por tanto en el podio con el bronce a falta de una ronda. Mamona no mejoró los 15,01 que le daban la plata. Y Rojas, prácticamente con el oro buscaba el récord del mundo. Forzó, pero fue nulo.

Y arrancó la última serie. Williams, Orji y Minenko se despidieron de las medallas. Si Povea o Ricketts hacían menos de 14,87, Peleteiro aseguraba el bronce. La cubana Povea hizo 14,50 y se quedó con su mejor salto de 14,70. La jamaicana no superó los 14,84 tras un 14,76. La gallega ya era bronce. Saltó hasta los 14,65 la triplista, pero la discípula de Iván Pedroso se quedó con el bronce con ese mejor salto de 14,87. Mamona no mejoró (14,97) y fue plata con 15,01. Y Rojas, ya de oro y con el récord olímpico, quería el récord del Mundo. Y lo hizo: 15,67. La compañera de Ana Peleteiro se abrazo a la española ante la mirada también de Pedroso.

Foto: COE

Escrito por

Raúl Cosín es el fundador, editor y administrador de Visibilitas en la búsqueda con convicción de la mayor visibilidad del deporte femenino. Anteriormente estuvo camino de una década en la sección de Deportes de ABC como responsable en la Comunidad Valenciana. Twitter: @raulcosin

Últimos comentarios