Convicción por el deporte femenino
 

Marta Fernández, campeona paralímpica en los 50 metros braza en Tokio 2020

JUEGOS PARALÍMPICOS DE TOKIO 2020 | NATACIÓN

CPE: La nadadora Marta Fernández logró este martes la medalla de oro en los 50 metros braza de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, con lo que añade otro metal más a su palmarés después de la plata en los 50 mariposa.

Fernández, de 27 años y con parálisis cerebral, participó en esa prueba para nadadoras de la clase SB3 y aspiraba a la medalla más preciada después de realizar la mejor marca en la serie clasificatoria de la jornada matinal (59″46).

Ya en la final, la nadadora burgalesa se lanzó al agua de la piscina del Centro Acuático de Tokio con el único deseo de tocar la pared antes que sus rivales y así hizo después de dominar la prueba con claridad en la segunda mitad de la carrera.

Fernández detuvo el crono en 58″21, en tanto que la medalla de plata fue para la rusa Nataliia Butkova (1’00″54) y la de bronce, para la mexicana Nely Miranda (1’01″60).

Visiblemente feliz y emocionada, Marta dijo que esta medalla “es de mucha gente y me he acordado de todo el mundo que me ha acompañado en el camino que ha sido duro”. “No me creo lo que acaba de pasar”, añadió. Estoy gestionando muy bien y con buena actitud estas finales, “algo que me sorprende”, comentó la vigente campeona paralímpica de 50 braza.

Marta Fernández, que pertenece a la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido (Fedpc), debutó internacionalmente esta temporada con el Europeo celebrado en Madeira (Portugal), donde se colgó dos oros, tres platas y dos bronces.

Marta Fernández
Marta Fernández. Foto: Paulino Oribe / CPE

Sarai Gascón se colgó la medalla de plata en los 100 libre (S9), con lo que agranda su palmarés con siete metales paralímpicos, pero aún se le resiste el ansiado oro, ya que consiguió una plata en Pekín 2008, una plata y un bronce en Londres 2012, y tres platas en Río 2016.

Gascón, que tiene discapacidad física, partió en la nómina de aspirantes a un metal tras una apretada sesión clasificatoria con las ocho finalistas a menos de un segundo de diferencia entre ellas. La final confirmó esa emoción en el Centro Acuático de Tokio porque la mayoría de las nadadoras se jugaron las medallas con muy poco margen entre ellas.

El Centro Acuático de Tokio fue el escenario de otros cinco diplomas paralímpicos para España, con el cuarto puesto del relevo mixto de 4×100 libre (49 puntos, esto es, nadadores con discapacidad visual), formado por José Ramón Cantero, María Delgado, Ariadna Edo e Iván Salguero, que hicieron un tiempo de 4’03″38; el quinto de María Delgado en 100 libre (S12), con 1’01″49; el sexto de Isabel Yinghua Fernández en 100 mariposa (S10), con 1’10″79; el séptimo de Íñigo Llopis en 400 libre (S8), con 4’45″69, y el octavo de David Levecq en 100 mariposa (S10), con 59″12.