Convicción por el deporte femenino
 

España se clasifica para el Mundial de Irlanda de rugby femenino

La selección elimina a Escocia por un global de 25-15 y celebra la clasificación ante más de 3.500 personas en Madrid

Un nuevo ejemplo. Otra demostración más. Otro grito rotundo recalcando que van a más. La selección española de rugby femenino sigue creciendo con firmeza. Y saboreó la amargura de la derrota y la eliminación Escocia. Cerró España el pase a la fase final del próximo Mundial de Irlanda en 2017. Victoria de las Leonas por 15-10 en el segundo partido del cruce con con las escocesas en el estadio central de la Universidad Complutense de Madrid ante 3.500 personas. El combinado nacional ya gano hace una semana en tierras escocesas y completaron un global este sábado de 25-15 para clasificarse para el campeonato del mundo.

España, vigente campeona de Europa, elimina así a una selección del Seis Naciones y queda encuadrada en el grupo B del Mundial junto a las vigentes campeonas mundiales, Inglaterra, Estados Unidos e Italia.

Como ya sucedió hace siete días en Escocia, el equipo de El Cardo salió en tromba. Las británicas procuraron sorprender rápido y aprovechas los nervios iniciales de la selección española, además de la superioridad en fases estáticas. Sin embargo, las Leonas se desquitaron de la presión y superados los ocho minutos se soltó gracias al ensayo de Amaia Erbina, que culminó la primera gran jugada a la mano de la selección ensayando junto al poste y colocando el 5-0 en el marcador.

 

espana-escocia-rugbyxv

Escocia no se vino abajo. Todo lo contrario. Y buscó la posesión del balón, al tiempo que mostró su fortaleza en melé y touch. Esto les aseguró ganar la mayoría de las posesiones durante la primera parte En el minuto 17, Rhona Lloyd igualó el marcador con una jugada muy parecida a la marca española, junto al banderín y culminando una de las pocas jugadas al abierto de Escocia.

Nervios hasta el final

La batalla estuvo en las melés y rucos. Y en eso ningún equipo se dejó intimidar por la presión defensiva de su rival, así que los ensayos, de los dos equipos, se materializaron por el juego abierto. Así llegó el 15-10 con el que se alcanzó el descanso: un ensayo de la conexión olímpica de las Leonas que culminó Patricia García.

Reanudado el encuentro tras el descanso, se notaron los nervios de ambos equipos por lo corto del marcador y el importante botín que había en juego. Sólo el ensayo de Marina Bravo dio algo de oxígeno a la selección española para afrontar los minutos con un colchón de diez puntos —en el global de la eliminatoria— sobre las británicas. Se fueron consumiendo los minutos. El Mundial estaba más cerca. Y así se concretó con el pitido final. Con el campeonato de Europa logrado este mismo 2016 y la clasificación para el Mundial ya es un magnífico año; ahora los sueños se trasladan a Irlanda 2017.

Sin Comentarios

Dejar un comentario