Convicción por el deporte femenino
 

España descalificada en la tercera prueba del Gran Premio de Gran Bretaña

El equipo español realizó dos cuartos y fue descalificado en la tercera prueba del día

VELA CRUCERO

El F50 Victoria defendía el liderato del circuito de SailGP en el Gran Premio de Gran Bretaña, que se celebra este fin de semana en aguas de Plymouth, pero una descalificación en la última prueba de la primera jornada aleja a España del liderato general y le complica la clasificación para la gran final. Según Xabi Fernández, hoy wing trimmer del equipo español, “pienso que los jueces han tomado una decisión demasiado dura, y sobre todo que es una situación que se da mucho en este tipo de salidas de través y penalizarnos así puede crear un precedente” y añadió “ha sido una pena, esta “black flag” nos pone en un sitio complicado. No estamos contentos, pero hay que aceptarlo y seguro que mañana será mejor”.

Estados Unidos queda como líder tras la primera jornada del Gran Premio de Gran Bretaña, seguido a un solo punto de Australia y Francia, segunda y tercera respectivamente. España ocupa la quinta posición a siete puntos del tercer puesto que le permitiría entrar mañana en la final, que se determinará después de las dos primeras pruebas de mañana.

La tripulación titular del F50 Victoria en esta primera jornada en aguas inglesas ha sido la formada por Phil Robertson (caña), Xabi Fernández (wing trimmer), Taylor Canfield (flight controller) y Mateu Barber y Ñeti Cuervas-Mons (grinders).

La primera prueba en Plymouth era importante para ver el rendimiento de cada barco después de los cambios de tripulaciones que han sufrido la mayoría de ellos, entre los cuales se encuentra el F50 Victoria, debido a que muchos de sus atletas se encuentran en los Juegos Olímpicos. Sólo Estados Unidos, Dinamarca y Francia mantenían a todos sus tripulantes. 

La salida volvió a ser discreta para los de Phil Robertson, pero como ya es habitual, el barco español fue remontando posiciones en una manga en la que no hubo excesivos cambios. Australia cogió la delantera desde la misma salida y ya no dio opción al resto de la flota, ganando con autoridad por delante de Estados Unidos y Francia. El F50 Victoria mantuvo una intensa lucha con Japón, con quien durante toda la prueba disputó la cuarta y quinta plaza. Al final los españoles se llevaron el gato al agua y cruzaron la línea de llegada en una gran cuarta posición.

En la segunda manga, el F50 Victoria mejoró en la salida y fue capaz de luchar por estar en los puestos de cabeza. Australia, de nuevo, volvió a navegar por libre en cabeza, con lo que la lucha se centraría en ver qué barcos serían capaces de acompañarle. Francia, Dinamarca y España eran los candidatos y fueron capaces de abrir brecha sobre el resto de la flota. El barco español estuvo en todo momento luchando con daneses y franceses, pero en el último tramo se destacaron, entrando el F50 Victoria en cuarta posición, repitiendo posición y manteniendo intactas sus opciones de luchar por estar en la final de mañana. Sorprendió Japón, el a priori rival del día de los españoles, que salió octavo y no fue capaz de recuperar ninguna posición.

La tercera prueba del día era muy importante. El equipo español lo sabía y arriesgó en la salida, donde cruzó primero la línea de inicio, pero el Jury entendió que habían arriesgado demasiado, poniendo en peligro a Dinamarca y Estados Unidos, que tenían derecho de paso. Esto provocó que los árbitros descalificaran ipso facto a los de Robertson, dejando a España fuera de la regata. Phil Robertson, caña del conjunto español, calificó de “injusta” la decisión y declaró “creo que no hemos puesto en peligro a nadie y que la infracción ha sido excesiva. Incluso revisando los vídeos posteriormente seguimos pensando lo mismo”. Y añade “ha sido un día duro, pero creo que a pesar de todo lo hemos hecho bastante bien en esta jornada”. En esta línea, Fernández añadía “hemos peleado en las dos primeras pruebas para estar cerca del liderato, con muy buenos resultados”. Por lo que respecta a la tercera prueba, Gran Bretaña y Estados Unidos estuvieron disputándose la cabeza, colocándose los de Jimmy Spithill por delante con una buena renta sobre los de Paul Goodison, que se resarcía en casa después de dos malos primeros resultados. Ganaría Estados Unidos, seguido de Gran Bretaña y Francia.

El flojo viento, que estuvo entre los 9-11 nudos de intensidad (18-21 km/h) del sur-suroeste, provocó que no hubiera grandes cambios ni oportunidades a lo largo de toda la prueba, donde la flota tuvo que estar muy pendiente de no caer en ningún pozo de viento y de mantener los barcos en el aire durante el mayor tiempo posible.

Para mañana domingo está prevista la celebración de dos pruebas clasificatorias (a partir de las 15,30 horas) y los tres primeros pasarán a disputar la gran final.

Post Tags
Comparte!
Sin Comentarios

Dejar un comentario