Convicción por el deporte femenino
 

Ana Peleteiro, sexta en la final de triple del Mundial de Doha

Por José Luis Hernández/RFEA: La saltadora española Ana Peleteiro sube un peldaño a nivel mundial logrando la sexta plaza en la final de triple con un mejor salto de 14.47 y suma la octava plaza de finalista para España.

La plusmarquista española que tocó el cielo el pasado mes de marzo cuando se proclamó campeona de Europa en pista cubierta con récord de España incluido (14.73) ha completado una gran final hoy en el Khalifa International Stadium en la que comenzó con un salto de 14.47 que mejoraba la (su) mejor marca de una española en un Mundial y se coloca en quinta posición provisional; después llegaron el resto de saltos: 13.41 en el segundo , nulo en el tercero, 14.27 en el cuarto, y un doble 14.20 en el quinto y sexto. Para haber logrado el bronce (que fue para la colombiana Ibarguen) tendría que haber igualado su propio récord de España de 14.73.

La pupila del gran Iván Pedroso, toda una leyenda en la historia de los Mundiales en salto de longitud, sube un escalón y mejora una plaza de lo conseguido hace dos años en Londres cuando fue séptima en una temporada de consolidación entre las mejores del mundo, no sólo los 14.73 que consiguió en pista cubierta sino por su gran regularidad por encima de la barrea de los 14 metros Ana está incrustada por méritos propios entre la élite mundial.

En su paso por zona mixta declaró a TVE “es un buen puesto pero me quedo con sabor agridulce. No pienso en el pasado y hay que pensar en cada momento, no estoy triste por el puesto porque competí con buenas sensaciones y sin molestias” que al repasar este gran año decía “ha sido una temporada muy larga y quizá me ha pasado factura. Cada año estoy más cerca de un podio mundial y es con lo que me quedo. Ha sido un buen año donde he aprendido muchísimo y me conocido más. He transmitido mucho más a la gente y a los niños para que puedan hacer atletismo. Prefiero dejar un legado así el día que me retire que no por la medallas“.

El objetivo era muy difícil y ya estar aquí en Doha significaba la mejor oportunidad de tratar de lograr una plaza para Tokio 2020; el cuarteto 4x400m compuesto por Óscar Husillos, Samuel García, Julia Arenas (debutante en un mundial) y Darwin Andrés Echeverry, tenían una empresa muy difícil, pues partían con la peor marca de los ocho países de esta primera serie y el resultado final, pese a que estuvo lejos de nuestros objetivos, habrá servido para mantener esa ilusión que desde hace ya algunos años nos están regalando los cuatrocentistas españoles que están viviendo su época más dorada.

Hablando de la carrera, de salida, el segundo español más rápido de todos los tiempos, el palentino Óscar Husillos, en una temporada estival muy complicada, que no pudo exhibir esa punta de velocidad de otras temporadas entregando el testigo al canario Samuel García con bastante retraso con respecto a sus rivales, el más cercano, Australia; en esta segunda posta Samuel apenas pudo recortar algún metro al australiano y fue en la tercera donde el joven Julio Arenas, en gran forma esta temporada si se acercó a su rival e incluso entregó al mismo tiempo el testigo a Darwin que salió en séptima posición que mantuvo hasta el final de la prueba.

Toca recuperarse, pasar página a una temporada difícil, donde las lesiones de Lucas Búa y Bruno Hortelano, componentes de aquel relevo que nos asombró hace dos años en Londres cuando lograron el récord de España (3:00.65) y una 5ª plaza histórica y volver a mirar al futuro con ilusión y ánimo: por delante hay objetivos muy importantes como un Europeo y, sobre todo, unos Juegos Olímpicos.

Foto: RFEA-Miguélez

Sin Comentarios

Dejar un comentario