Convicción por el deporte femenino
 

El relevo generacional deportivo olímpico está garantizado

Por Carmen Juncal

El esfuerzo realizado por los deportistas españoles en este Festival Olímpico de la Juventud Europea celebrado en la localidad azerbaiyana de Bakú, se ha visto reflejado en los resultados. 21 medallas (siete de oro, cuatro de plata y diez de bronce).

Hay que hablar de esfuerzo, hay que hablar de una primera experiencia olímpica, pero sobre todo hay que hablar del éxito del deporte femenino español.

Ya desde antes de 1992, cuando se comenzó a gestar el Programa Asociación Deportes Olímpicos, se tuvo en cuenta el papel de la mujer en todos los ámbitos. El deporte no podía ser una excepción y los éxitos cosechados en los últimos Juegos Olímpicos, la mayoría, tienen nombre de mujer y son fruto de aquella época que marcó una línea de actuación y hoy, recogen los medios de comunicación.

¿Qué pasa con las nuevas generaciones? La delegación española en este Festival Olímpico ha contado, por primera vez, con una mayoría participativa de mujeres y sus éxitos, superan con creces las expectativas. De ahí se puede deducir que el balance ha sido magnífico.

Primero, porque se han batido todos los récords, en cuanto al número de medallas de anteriores ediciones, consiguiendo en este FOJE casi 21 preseas.

Segundo, 11 de ellas las han conseguido mujeres. Salma Celeste Paralluelo, oro en 400m vallas, el equipo de relevos mixto formado por Laura Pintiel, Esperança Cladera, Carmen Avilés y la propia Paralluego, oro en la carrera de relevos mixtos; Ai Tsunada, oro en Judo en la categoría de -70kg mujeres; Clara Fernádez, plata en saltos de pértiga; Ariane Toro, plata en la categoría de -52kg de Judo; Alicia Lumbreras, bronce en los 5km marcha; Mireya Arnedillo, bronce en los 1.500m; María Forero, bronce en los 3.000m, Lucía Pinacchio, bronce en 800m; Laura Vázquez, bronce en la categoría de -63Kg de Judo y la nadadora Carmen Weiler, bronce en los 100m.

Las medallas son el reflejo del esfuerzo, de la constancia y de la preparación, entre otras cosas, de los deportistas, pero en este Festival, también ha habido diplomas que se han quedado a centésimas de conseguir la gloria. Una nueva generación de deportistas recoge el testigo de mujeres como Lili Álvarez que marcaron el camino. Las perspectivas puestas en Tokio 2020 son grandes. La nueva generación ha llegado.

Foto: COE

Sin Comentarios

Dejar un comentario