Convicción por el deporte femenino
 

Los favoritos toman la delantera en el arranque de la Copa del Rey de Barcos de Época

Yanira, Marigan, F Jord III y Calima se colocan al frente de la general tras una regata marcada por las buenas condiciones del inicio y una fuerte encalmada en el último tramo

VELA CRUCERO EPOCA

La XVII Copa del Rey de Barcos de Época, organizada por el Club Marítimo de Mahón, largó amarras este mediodía con buen viento, un Llebeig (SO) de entre 13 y 16 nudos que, sin embargo, fue poco a poco amainando y obligó al Comité de Regatas a acortar el recorrido y a descartar la idea inicial de montar la llegada en el interior del puerto natural de Mahón. El recorrido de 14 millas náuticas, en forma de triángulo, quedó reducido a 12,9 millas. La flota se dirigió a la Isla del Aire, que tomó por babor, y de ahí a una baliza situada frente a S’Algar. El último tramo, hasta la llegada, se disputó con muy poca presión eólica y provocó una reagrupación de las embarcaciones. Galvana (1976), Amazón (1972) y Yanira (1954), todos pertenecientes a la categoría de Clásicos, llegaron prácticamente juntos al final de la prueba.

CLÁSICOS

Yanira, un diseño de Bjarne Ass construido en Noruega, patroneado en esta edición por Valerie de Marotte, se llevó la victoria entre los Clásicos (barcos construidos entre 1950 y finales de los 70)  y se coloca como líder provisional de su clase con una ventaja en compensando de algo más de seis minutos sobre el Argos (1964), segundo en la general. La embarcación de la armadora neoyorkina Barbara Trilling busca su octava victoria en la Copa del Rey de Barcos de Época Repsol, mientras que el Yanira ha puesto rumbo al que podría ser su séptimo triunfo. El debutante Rossina di Mare, un Sparkman & Stephens de 1961 con base en el Puerto de Pollença (Mallorca), resultó menos penalizado de lo que su patrón sospechaba y es tercero provisional. Amador Magraner confesó ayer que, pese al espíritu competitivo de la tripulación, no confiaba en estar en la cabeza de la flota al ser su primera participación y tener el barco preparado para crucero. La realidad es que arranca en tercera posición, por delante de unidades tan potentes como el Galvana, de los hermanos Pella, o el Amazon, de Olivier Pecoux.

EPOCA BERMUDIANA

Dos diseños de Germán Frers se pusieron al frente de la clase Época Bermudiana (barcos anteriores a 1950 con aparejo de vela triangular). La primera posición es para el Fjord III (1947), el barco del Yacht Club Uruguayo armado y patroneado por Scott Perry, que obtuvo una renta de casi seis minutos en corregido sobre el Recluta, la yola recién construida por Germán Frers II sobre unos planos de 1944 de su padre. El propio Frers está a la caña de esta imponente embarcación de 20 metros cuya botadura ha supuesto la culminación de un sueño familiar y ha inspirado un libro, obra de su hija, Zelmira Frers.  El siempre competitivo Rowdy (1916), uno de los cinco centenarios que se dan cita en la Copa del Rey de Barcos de Época de Mahón, ocupa la tercera plaza en la general provisional, a muy poca distancia (menos de un minuto) del Recluta. El Argyll (1948), del popular actor galés Griff Rhys Jones, viene empujando fuerte desde la cuarta plaza.

ÉPOCA BERMUDIANA

Tim Liesenhoff y su equipo del Marigan (1898), el barco más antiguo de la flota reunida estos días en Menorca, lidera la clasificación de la clase Época Cangreja (barcos botados antes de 1950 con aparejo áurico). El Spartan (1913), el más rápido en tiempo real, le pisa los talones. La diferencia en compensado entre ambos es de 45 segundos, a pesar de que el barco propiedad del astillero NHG Restoration, de 22 metros de eslora, cruzó la línea de llegada con 35 minutos de antelación. El bronce provisional es para el Viola (1908), de Belkin Kostia, el único William Fife III que participa este año en la regata mahonesa, que visita por primera vez. 

ESPÍTITU DE TRADICIÓN

El Calima (1970), de Javier Pujol, apunta ya a su décimo tercera victoria en la Copa del Rey de Barcos de Época en la categoría Espíritu de Tradición. Hoy se puso al frente de general con dos minutos de ventaja sobre el Lohegfrin (1974), de patroneado por Jordi del Tarre, y casi tres respecto al Legolas (1996), de Jens Ricke. El barco con el mejor palmarés en la historia de la regata fue, además, uno de los más rápidos en tiempo real. Este año se cumple el vigésimo aniversario de su triunfo en la Fastnet Race.

La competición se reanudará mañana sábado, 28 de agosto, a partir de las 12.30 horas. Los partes anuncian viento del NE de entre 14 y 21 nudos, condiciones en las que los barcos más pesados parten con algo de ventaja.


Post Tags
Comparte!
Sin Comentarios

Dejar un comentario