Convicción por el deporte femenino
 

Liliana Fernández volverá a ser mamá y mantiene su voluntad de clasificarse para París 2024

VÓLEY PLAYA

Una hermanita o un hermanito para Saúl. Es la noticia más feliz que podía recibir y ofrecer Liliana Fernández Steiner. La jugadora benidormense de vóley playa volverá a ser mamá después de que diese a luz a Saúl en 2017. Una nueva alegría en la vida de Lili, que volverá a adaptar sus entrenamientos al desarrollo del embarazo en cada una de sus fases y a las indicaciones de su médico. Se espera que el nacimiento se produzca en junio de 2022. Y luego Lili regresará a la arena para preparar y buscar un nuevo objetivo deportivo: la clasificación para los Juegos de París 2024, que sería su cuarta participación olímpica.

“Estoy muy feliz y emocionada por volver a ser mamá. La prioridad ahora es que todo vaya bien como lo fue en 2017 con Saúl. Fue una alegría, y a la vez una sorpresa, recibir la noticia, pero estamos encantados de ampliar la familia y ya veremos si tener una hermanita o hermanito para Saúl”, asegura la jugadora olímpica de vóley playa.

Lili asegura además que su voluntad en cuanto a continuar con su trayectoria deportiva profesional está intacta: “Desde el punto de vista deportivo, mi idea es luchar por conseguir la que sería la cuarta participación en unos Juegos Olímpicos. Quiero trabajar duro por estar en París 2024. Los antecedentes personales respecto al embarazo y nacimiento de Saúl son muy buenos y espero poder vivir un embarazo similar. Ojalá. A partir de ahí, junio del próximo año sería la fecha en la que daría a luz y no sería hasta septiembre que empiece el ciclo clasificatorio para París”.

Pasados los Juegos de Río 2016, Liliana Fernández Steiner se quedó embarazada por primera vez y tuvo a su hijo en 2017. Una vez volvió a la arena a entrenar con su compañera y amiga Elsa Baquerizo lograron desarrollar bien la preparación y competición y en 2019 ganaron el Preolímpico de China, certificando la clasificación para los Juegos de Tokio 2020. Lili y Elsa ya habían estado en Londres y Río. Tokio se aplazó por la pandemia global del coronavirus. Pero finalmente se disputaron tras un año muy duro.

Finalizados los Juegos, Elsa Baquerizo anunció su retirada y, de este modo, la legendaria pareja española de vóley playa, primeras mujeres españolas que fueron a unos Juegos Olímpicos, acababa un ciclo después de 13 años en la élite absoluta. Lili en todo caso ya apuntó que quería luchar por su cuarta participación olímpica, primero buscando la que sería o será su nueva pareja. Pero la gran noticia se da con el embarazo de Lili. Un ‘paréntesis’, si bien seguirá entrenando ya desde el próximo noviembre guiada por su médico, para mantener las mejores condiciones físicas posibles para reanudar todo una vez dé a luz. Entonces, el foco lo pondrá directo hacia París.

“Quiero trasladar mi más sincero agradecimiento a todos mis patrocinadores que siempre me han trasladado su apoyo y como ya sucedió en 2017 siguen mostrándome su apoyo ahora. Gracias al Comité Olímpico Español (COE), a la Real Federación Español de Voleibol (RFEVB), a la UCAM, a la Fundación Trinidad Alfonso y el Proyecto FER, a Iberdrola y a John Smith y Evileye Eyewear”, subrayó. Ahora tomará unos meses, seguirá buscando compañera para el proyecto de París y entrenará y se cuidará ante todo para esa hermanita o hermanito para Saúl.

Escrito por

Raúl Cosín es el fundador, editor y administrador de Visibilitas en la búsqueda con convicción de la mayor visibilidad del deporte femenino. Anteriormente estuvo camino de una década en la sección de Deportes de ABC como responsable en la Comunidad Valenciana. Twitter: @raulcosin

Sin Comentarios

Dejar un comentario