Convicción por el deporte femenino
 

Las Guerreras caen en octavos dando la cara ante la mejor selección del mundo

España pierde ante Noruega por 23-31 en octavos de final del campeonato del Mundo de balonmano femenino en Alemania

 

En una mezcla entre el aplauso y el gesto de pedir disculpas, con lágrimas porque el paso por el Mundial acababa, las jugadoras de la Selección española de balonmano femenino, las eternas Guerreras, se dirigieron a los aficionados españoles que desde el mismo Arena Leipzig las habían apoyado —también hacia aquellos que siguieron los octavos de final por televisión desde sus casas—. España cayó ante Noruega (23-31); frente a la mejor selección del mundo, siempre favorita a todo en las dos últimas décadas. Las nórdicas fueron las que ‘tocaron en suerte’ en el cruce de octavos.

Doloroso, claro, fue caer en tal segmento de la competición cuando el objetivo y la calidad de las Guerreras era para llegar más adelante. Pero en el Mundial, superada la fase de grupos, llega el momento de los enfrentamientos contra las mejores. España aguantó a Noruega durante tres cuartas partes del encuentro. Cayó. Pero lo hizo ante el mejor combinado del mundo, que salvo sorpresa se adjudicará la medalla de oro.

La España de Carlos Viver, la que profundiza en un cambio generacional, pero en todo continuista del gen de las Guerreras, compitió, se vació, encaró a Noruega y no dejó que se le escapara en el marcador hasta bien entrada la segunda parte. Siempre quiso con buenhacer España. La cosa es que ante Noruega los errores deben minimizarse lo más posible y al tiempo taponar el músculo y frenar sus contras para poder derribar a las nórdicas: éstas aprovecharon las pérdidas de balón de las españolas y supieron encontrar soluciones a la defensa de las Guerreras para lograr el triunfo 23-31. En todo caso, España se va del Mundial con la cabeza alta.

España plantó cara

Cierto que Noruega comenzó rugiendo y mordiendo fuerte desde el inicio. Se apuntó las primeras rentas y subrayó el respeto que se le debía tener con un 2-6 en los primeros compases, en los que Nora Mork ya elevó su potencial. Ese margen nació el ímpetu nórdico, que Alexandrina Cabral sostuvo, pero la exclusión de ésta la aprovecharon las noruegas para hacer cuatro dianas más. Con el paso de los minutos, España fue ajustando el marcador y acercándose a sus rivales en el marcador.

El punto débil de las españolas siguió estando en las pérdidas de balón, en las que también incurrieron las nórdicas. Siete por equipo registraron en el primer tiempo. Claro que las contras de Noruega tendían a mayor eficacia, aunque España no dejó de remar, de luchar y evitó que la renta se abriera en exceso. Al descanso, 10-13 para Noruega.

Se reanudó el partido tras el descanso con un cambio en portería: Darly Zoqbi entró por Silvia Navarro y cogió moral con tres paradas consecutivas, replicadas por la anotación de España para ajustar la diferencia a sólo dos goles abajo. España estaba en el partido. Ivet Musons, que ha redondeado su primera participación en un Mundial, mostró un temple y un desparpajo mayúsculos. Pero enfrente cuidaba la portería nórdica Lunde y mandaba en el ataque Mork.

El empeño de las españolas fue siendo castigado en el último cuarto de hora. Entonces Noruega afiló sus prestaciones y aprovechó los errores de las Guerreras para estirarse y acabar ganando de ocho (23-31) en un partido en el que España siempre dio la cara; y lo hizo ante las vigentes campeonas del Mundo y de Europa.

 

Ficha técnica:

España (10+13): Silvia Navarro (2 paradas) y Darly Zoqbi (3 paradas) -portería-; Carmen Martín (6), María Núñez (1), Silvia Arderius (1), Eli Chávez (2), Jénnifer Gutiérrez, Maitane Etxeberria, Paula García, Amaia González de Garibay, Nerea Pena (2), Lara González (1), Mireya González (1), Almudena Rodríguez (3), Ivet Musons (1) y Alexandrina Cabral (5).

Noruega (13+18): Grimsbo (2 paradas) y Lunde (12 paradas) -portería-; Arntzen (2), Kristiansen (4), Loke (1), Skogrand (1), Ingstad, Mork (11), Oftedal (6), Brattset, Fauske, Christensen, Kurtovic (2), Herrem (3), Solberg (1), Jacobsen.

Goles cada cinco minutos: 1-4, 3-6, 5-7, 6-11, 8-11, 10-13 (descanso); 12-14, 13-17, 16-20, 18-24, 21-27 y 23-31.

Árbitros: Hansen y Christiansen (DEN). Excluyeron a Barbosa, Rodríguez, García y Gutiérrez por España, y a Mork, solberg y Skogrand por Noruega.

Incidencias: Arena Leipzig: 1.270 espectadores. Octavos de final del campeonato del Mundo de balonmano femenino de Alemania.

 

Foto: IHF
Escrito por

Raúl Cosín es el editor y administrador de Visibilitas en la búsqueda con convicción de la mayor visibilidad del deporte femenino. Anteriormente estuvo camino de una década en la sección de Deportes de ABC como responsable en la Comunidad Valenciana. Twitter: @raulcosin

Sin Comentarios

Dejar un comentario