Convicción por el deporte femenino
 

Carpentier y Santurde salieron a ganar la Transat Jacque Vabre y lo consiguieron

Primeros con el Class40 «Redman». Tercera victoria consecutiva para Antoine Carpentier y tercera participación de Pablo Santurde y primera victoria

VELA OCEANICA

Por Dury Alonso

Los últimos cuatro días han sido muy estresantes a bordo para la tripulación del Class40 «Redman», así reconocía Pablo Santurde nada más amarrar en el pantalán de llegada de la 15ª Transat Jacque Vabre en Fort-de-France (Martinica).

“Fue estupendo luchar así, eso es lo que nos gusta. Ha sido difícil, pero para eso hemos venido. 

Antoine y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero siempre hemos sido competidores en el agua. Cuando me llamó para que participara en la carrera transatlántica con él, estuve encantado. 

No teníamos mucha comida, era duro para los nervios. Tuvimos que empezar a racionar dos días antes de Cabo Verde. Así que sentimos que estábamos cansados.

Antoine ha ganado tres veces consecutivas esta regata -en 2017, 2019 y en 2021-; y en mi caso es mi tercera participación y mi primera victoria -2º en 2013 junto Alex Pella, 3º en 2017 con Phil SHARP y 1º en 2021 con Carpentier-“.

El 7 de noviembre, el tándem «Redman» partió de Le Havre con la firme intención de ir a por la victoria en esta regata transatlántica en A Dos. Para ello, habían puesto todas las posibilidades de su parte: un barco nuevo, largas horas de trabajo de fiabilidad y una muy buena tripulación a bordo.

Los primeros días de la regata no fueron fáciles para el dúo franco-español. Los dos navegantes tuvieron que luchar con vientos ligeros desde las primeras horas para salir del Canal de la Mancha, lo que ralentizó considerablemente su avance. Antoine y Pablo, que estaban en medio del pelotón, no se rindieron y aguantaron, siempre con el objetivo de adelantar a los competidores de delante, hasta que pasaron las Islas Canarias, donde recuperaron el liderato. Aunque el dúo seguía alineado con sus rivales al iniciar el paso de las islas, salió con una ligera ventaja, resultado de una opción de paso exitosa cerca de Tenerife.  

El resto de su regata no cambiará el orden de las cosas. Antoine y Pablo mantuvieron su posición, fruto de muchas horas al timón, para seguir el ritmo impuesto por los Class40 no muy lejos de ellos. Ninguno de sus perseguidores ha conseguido superar a este dúo casi intocable. 

Antoine Carpentier comentaría tras la llegada: “Fue increíble. Empezamos bien, luego no quisimos arriesgar demasiado la primera noche en Cherburgo, lo que nos costó mucho. Trabajamos duro para volver al juego. Tuvimos éxito a lo largo de Portugal. Después de eso, sólo teníamos que controlar la flota en cuanto a la posición de los competidores. 

Para ganar, necesitas un poco de éxito. Estuvimos estresados hasta la roca del Diamante (en Martinica) porque veíamos que los suizos se acercaban y que el viento venía de atrás. Siempre hay un elemento que no controlamos, la meteorología, y es cierto que para ganar se necesita una pequeña ayuda del destino; es decir, una meteorología adecuada, que es la que hemos tenido en esta regata transatlántica. Tuvimos tiempo para nuestro barco, para nuestras velas, todo fue bien. Me gustaría repetir las palabras de Gilles (Lamiré) de hace dos años, “era como un libro”. Yo también me he equipado con lo mejor, estoy muy contento de haberlo hecho con Pablo. 

Me gusta navegar en A Dos, pero creo que tengo una estrella de la suerte en esta regata. Había algunos regatistas muy buenos en esta regata, una flota bastante igualada en los diez primeros barcos. Tenemos un gran proyecto, amigable, familiar, humano. Tengo mucha suerte. 

Tuvimos que estar a la caña el 80% del tiempo. Por un lado, por el rendimiento cuando el mar estaba agitado, pero también porque no teníamos mucha energía a bordo y el piloto automático consume mucha energía”.

Los números del «Redman» fueron:

– Llegada a las 7 horas y 30 segundos a Martinica (12 horas y 30 segundos, hora metropolitana)

– Completada en 21 días 22 horas 33 minutos y 30 segundos

– «Redman» cubrió las 4.600 millas del recorrido teórico a una velocidad media de 8,70 nudos.

– Antoine Carpentier y Pablo Santurde del Arco recorrieron en realidad 5.502,96 millas a una velocidad media de 10,45 nudos.

– Pasando la isla de Sal en primera posición, el 18 de noviembre a las 17 horas 38 minutos UTC

Una más tarde que el «Redman» cruzó la línea de llegada el «Banque du Léman» de los suizos Valentin Gautier y Simon Koster, los cuales invirtieron 21 días, 23 horas, 37 minutos y 38 segundos. Y a las 08:38:53 horas locales, en tercera posición finalizaría el «Seafrigo – Sogestran» del dúo Cédric Château – Jérémie Mion, que tardó 22 días, 11 minutos y 53 segundos en recorrer las 4.600 millas teóricas desde Le Havre.

Sin Comentarios

Dejar un comentario