Convicción por el deporte femenino
 

Carolina Marín, tricampeona del Mundo de bádminton

La onubense, historia del deporte español, se impone a la india Pusarla Shindu en la final del Mundial de Nanjing

 

Carolina Marín tiene 25 años y es historia del deporte español y mundial. Atesora ya un palmarés mayúsculo, brillante e incontestable: un oro olímpico (Río de Janeiro 2016); tres coronas de campeona del Mundo (Copenhague 2014, Yakarta 2015 y Nanjing 2018); y cuatro títulos de Europa (Kazan 2014, Vendée 2016, Kolding 2017 y Huelva 2018).

Desde luego, si bien el oro olímpico tiene un valor enorme, los éxitos de este 2018 son especialmente emotivos para la onubense: primero, porque se proclamó campeona continental en casa, ante su gente; segundo, porque este domingo se alzó campeona mundial en la casa del bádminton, en la cuna, en Asia, en China, con todo un país enfrente, seguramente todo un continente acostumbrado al dominio de las suyas. Pero Carolina Marín ya hace tiempo que resquebrajó el muro de la hegemonía asiática en el bádminton para ser ella la emperatriz.

Carolina Marín es tricampeona del Mundo desde este domingo. La final de Nanjing 2018 ponía en liza a la onubense contra la india Pusarla Shindu, reeditándose la final de los Juegos de 2016. Ganó la española como lo volvió hacer este domingo en el Mundial. Invirtió poco más de tres cuartos de hora para regalar otro partido con su sello personal: competitividad máxima, garra, ambición, inteligencia… para imponerse en dos sets por 21-19 y 21-10.

«Lo hemos conseguido: medalla de oro, tercer mundial», explicó tras lograr su tercer oro mundial. «No tengo palabras para describir la emoción que siento. Estoy súper contenta. Ha sido una semana increíble en China enfrente de todo el imperio asiático. Para mí esta medalla es muy especial después de pasar un tiempo complicado», agregó.

Carolina Marín ya hace tiempo que resquebrajó el muro de la hegemonía asiática en el bádminton para ser ella la emperatriz

Junto a ella siempre un staff técnico abanderado por Fernando Rivas. «Gracias a todo mi equipo por creer en mí en todo momento, por hacerme creer en mí misma de que podía ganar otro campeonato del Mundo. Gracias a toda España, esta medalla es de todos vosotros», brindó Carolina Marín, que es la primera mujer en la historia en conquistar tres campeonas del Mundo de bádminton.

Relato de la final

La volantista española, que se vio sorprendida por He Bingjiao en semifinales en el primer set, no permitió que sucediera lo mismo ante Shindu en la final. Tras varios puntos largo, cogió cierta ventaja en el marcador. Además, supo dotar de sobriedad a su juego cuando correspondió ante una rival mayúscula como la india, que obviamente mostró sus cualidades para empatar a Carolina e incluso ponerse por delante en el marcador (5-8).

Aunque la onubense la contuvo, la asiática se fue 8-11 la descanso del set. Shindu volvió sin concesiones, pero Carolina Marín demostró su fortaleza mental y capacidad de superación para dar la vuelta al marcador y remar con trabajo para imponerse 21-19.

La campeona olímpica española arrancó granítica en defensa y voraz en ataque el segundo set y abrió un parcial de 5-0. A base de golpes cruzados redujo a Shindu, perdida en prácticas para tratar de desconcentrar a Marín. Shindu quedó cortocircuitada. Y Carolina viajó plácida y con cómoda renta hasta registrar un 21-10 y proclamarse, por tercera vez, campeona del Mundo de bádminton.

En el palmarés Mundial, Carolina ya es la más grande con esos tres oros, superando a las chinas Han Aiping (dos oros y una plata), li Lingwei (dos oros y una plata) y Xie Xingfang (dos oros y una plata).

 

Escrito por

Raúl Cosín es el editor y administrador de Visibilitas en la búsqueda con convicción de la mayor visibilidad del deporte femenino. Anteriormente estuvo camino de una década en la sección de Deportes de ABC como responsable en la Comunidad Valenciana. Twitter: @raulcosin

Dejar un comentario